¿Por qué sube el precio de la luz?

sube el precio de la luz

Una de las noticias más recurrentes y casi favoritas en los medios de comunicación es el anuncio de que sube la luz. Cuando oímos esto, nos ponemos a temblar pensando en que suben nuestros gastos. Y esto no tiene por qué ser necesariamente así. Vamos a ver qué implica una subida de la luz y cómo podemos contrarrestarla.

Razones por las que sube el precio de la luz

En primer lugar, hay que destacar que dentro del mercado de la luz existe el mercado libre y el regulado. Cuando sube la luz, es posible que nuestra factura no se vea incrementada si pertenecemos al mercado libre. Y es que la diferencia entre uno y otro es precisamente esa; en el libre pactamos una tarifa que será fija, mientras que en el regulado, la luz fluctúa constantemente en precio.

Una vez que tenemos esto claro, ¿por qué sube el precio de la electricidad? Estos son algunos de los motivos:

1. Impuestos:

El coste final de la electricidad se ve influenciado por varios impuestos, tanto nacionales como europeos. Cualquier modificación en ellos, tiene una repercusión final en el precio.

2. Picos de consumo:

En olas de frío o calor, el consumo aumenta sustancialmente, por lo que debido a la ley de la oferta y la demanda, los precios sufren variaciones.

3. Impactos ambientales:

Tanto sequías, como ausencias continuas de viento, provocan una bajada en la generación de energía eólica e hidráulica. Como consecuencia de ello, para mantener un abastecimiento constante hay que recurrir a otras fuentes de energía y esto hace que repercuta sobre los precios finales.

4. Conflictos y crisis internacionales:

Pueden provocar el aumento del coste de las materias primas como el petróleo y el gas. Y esto influye notablemente en los precios eléctricos.

Qué hacer si hay un aumento del precio de la luz

Hay varias cosas que podemos hacer ante un aumento del precio de la luz. Y esto dependerá del mercado al que pertenezcamos. Esto es lo que se recomienda en función de ello:

1. Mercado regulado:

Si nuestro contrato está sujeto al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), lo mejor que puede hacerse es tener el consumo dentro de las franjas de horas más económicas. Para ello, puede saberse en todo momento el precio del kWh y ajustar nuestro consumo a ello.

2. Mercado libre:

En estos casos, lo mejor es investigar entre varias eléctricas y elegir la que nos dé una tarifa más baja, para aprovecharnos de un cambio.

Por otro lado, hay otras muchas acciones que pueden ser llevadas a cabo para conseguir mejoras energéticas en nuestro hogar, independientemente de si hay una subida de luz o no. Lo primero que hay que hacer es comprobar si la tarifa que se tiene contratada no está sobredimensionada. Y es que en la mayoría de los hogares españoles, la tarifa contratada está en exceso, por lo que se paga más de lo que se debería.

Y a continuación, hay muchas formas de ahorrar en los recibos eléctricos, desde cambiar electrodomésticos por otros más eficientemente energéticos, poner bombillas de bajo consumo, hasta hacer un consumo más responsable de la calefacción o del agua. Teniendo en cuenta todo lo anteriormente expuesto, con una buena información y unos buenos hábitos, podemos dejar de preocuparnos si sube la luz o no.

Artículos relacionados

¿Quieres comenzar a ahorrar en tus facturas?

Te llamamos y te explicamos cómo hacerlo GRATIS